Con sólo 16 años, forzado a abandonar Alemania tras la irrupción del nazismo, Rudi huye dejando a su familia atrás. Separados durante diez años de guerra, lucha en África y Europa, mientras su familia logra escapar a Chile. Las cartas son el único medio que los mantiene comunicados.